La influencia del compliance y los grupos de interés en tu competitividad

grupos de interés

El compliance impulsa tu competitividad y permite que tu empresa sea sostenible en el tiempo. Uno de los principales valores agregados de la cultura de cumplimiento es el enfoque en los grupos de interés de cada organización.  Cada uno de los stakeholders espera una comunicación transparente y proactiva de los valores de la compañía, sus políticas y su quehacer empresarial.

Para profundizar en la relación con los grupos de interés, invitamos a MasterMinds Talks Rosalyn Accostupa, Senior Compliance Officer, especialista en Gestión Integral de Riesgos y en Protección de Datos Personales. Posee 13 años de experiencia en el sector financiero en las áreas de riesgos, auditoría y compliance. Además es representante de Perú en Compliance Women Comittee LATAM.

Rosalyn Accostupa
Rosalyn Accostupa

El abc de los grupos de interés

El primer paso respecto de tus stakeholders es definir cuáles son los principales grupos con los que te interesa relacionarte de acuerdo con tu sector. Luego de esto, puedes establecer cómo relacionarte con cada uno.

Resulta crucial además que definas qué estrategias y herramientas te ayudarán a tender puentes e implementar sistemas de control y gestión integral de riesgos con cada uno de tus grupos de interés.

Y más allá de herramientas tangibles, debes tener presente que lo vital para relacionarte con tus stakeholders, es cultivar una confianza sólida que debe basarse en la integridad. De acuerdo con Rosalyn, el enfoque de las empresas debe ser siempre el cliente.

El modelo de las tres líneas

Para lograr el objetivo de ser sostenibles en el tiempo y además establecer una interrelación con los grupos de interés, el modelo de las tres líneas es una buena guía para los directivos. ¿En qué consiste?

El modelo de las tres líneas está conformado por el órgano de gobierno, un sistema de control y una adecuada gestión de riesgos. El órgano de gobierno emite las decisiones estrategias y operativas que rigen la organización. Promueve una cultura de integridad, liderazgo y transparencia. Establece los lineamientos para la primera, segunda y tercera línea del sistema de control .

La primera línea está conformada por la plana Gerencial de las diversas unidades de negocio que establecen los objetivos a nivel de producto y/ o servicios de acuerdo al apetito de riesgo dado por el gobierno corporativo.

La segunda línea está conformado por el área de Cumplimiento que apoya, asesora y realiza revisiones periódicas de las diferentes iniciativas y/o procedimientos con el fin de recomendar planes de acción para mitigar los posibles riesgos.

La tercera línea está conformada por auditoría interna que es el último eslabón de la cadena del sistema de control, que rendirá cuentas al órgano de gobierno con respecto de si se cumplió o no con los objetivos estratégicos y operativos a través de revisiones periódicas a los controles de los principales procesos de la organización. La segunda y tercera líneas trabajan coordinados para no duplicar las funciones de revisión.

En la primera línea también hay una función de control que lo asume la unidad de negocio. Es así que el modelo de la tres líneas aporta con un robusto sistema de control con enfoque en riesgos.

grupos de interés

El papel del compliance officer

De acuerdo con Rosalyn, esta figura tradicionalmente se percibe como un actor de control. Sin embargo, no hay que perder de vista que es un generador de experiencias tanto para el cliente interno como para el consumidor.

Además de esto, genera innovación y gracias a la comunicación efectiva, difunde la coherencia y la ética en todos los niveles de la organización.

Compliance para pequeñas empresas

Esta es una duda constante. La experiencia de Rosalyn señala que las empresas pequeñas también deberían poder aplicar políticas de cumplimiento.  Si no es posible tener un departamento, si que es realista pensar en contar con una figura dentro de la organización que ayude a definir y ejecutar sistemas de control de riesgos.

Otra alternativa es contratar una asesoría externa o tercerizar el servicio. Lo importante es atender las necesidades de cada uno de tus stakeholders, así seas una pequeña o mediana empresa.

Recuerda que un sólido programa de compliance no solo evita multas y sanciones sino sobre todo, permite a las empresas ser competitivas sostenibles en el tiempo. Piensa en implementar los aspectos esenciales del compliance: una línea ética y un sistema de control de riesgos.

Te sugerimos leer:


Vuelve a escuchar a Rosalyn en nuestra conversación de MasterMinds.