El poder del liderazgo ético explicado en tres puntos | Ethikos Global

liderazgo ético

Todas las empresas y sociedades necesitan un liderazgo ético fuerte que defina el rumbo. Claudia Raffo, experta en relaciones organizacionales y gestión de equipos directivos, señaló en nuestra MasterMinds Class que todo el que lidere debe tener en cuenta estos tres ámbitos:  

  • El conocimiento del rol del poder
  • Los valores éticos
  • Comprender el entorno y la época en el que vivimos


Este último punto cobra hoy una relevancia particular. El nivel de incertidumbre es alto y constituye la amenaza más grande para el estado de ánimo de los colaboradores. Ellos esperan ser guiados, inspirados y apoyados por un líder que dé respuesta ante un mundo que cambió.

liderazgo ético
Claudia Raffo, experta en relaciones organizacionales.

Y ¿cuáles deberían ser las características de esa respuesta? Las resumimos en tres puntos:

1. La osadía, el santo grial del liderazgo ético

Compañías como Volvo, Apple y Cisco Systems consideran la osadía como uno de los cuatro pilares del éxito en la toma de decisiones. Pero ¿cómo se entiende esta característica en el ámbito empresarial?

Claudia lo explicó de una forma magistral y práctica: Depende de cómo el líder considere el entorno, así tomará un camino de justificación o uno de osadía. En el primero, resulta más complejo ser transparente, porque quien dirige no se hace responsable sino más bien encuentra elementos para justificar lo que le llevó a tomar una decisión y sus valores se ajustan a las circunstancias del momento. Pero, los valores deben ser sólidos e incuestionables.

Con la siguiente gráfica, Claudia explica lo que implica la osadía y su relación con el liderazgo ético.

Fuente: Claudia Raffo

2. La transparencia, la señal que todos siguen

En el camino de la osadía, la transparencia coloca sobre la mesa los factores en los que se basan las decisiones. Ante crisis sociales como la actual, un líder ético cuestiona sus paradigmas, pero mantiene fidelidad a sus valores. La ética no cambia, solo tiene una relevancia diferente en un mundo complejo en el que se enfrentan más variables.

En estas circunstancias, la conciencia social que debe desarrollarse es mucho más alta.

liderazgo ético

La transparencia entonces permite posicionarse como un líder ético que:

  • Entiende y maneja el poder
  • Goza de autoridad ganada
  • Posee alto conocimiento técnico
  • Pone el tono: dice y hace lo que dice

3. La humanidad, una condición necesaria

Interesarse por la vida de los colaboradores no es de directivos, es de humanos. Las “inversiones” que los líderes realizan en humanidad y en atender las necesidades de sus trabajadores desde una perspectiva integral, dan como resultado colaboradores más fieles y orgullosos de pertenecer a una corporación.