4 verdades sobre el compliance officer en 5 minutos | Ethikos Global

compliance officer

El perfil y rol del compliance officer es relativamente nuevo en el ámbito empresarial. Por esta razón surgen diversas interrogantes sobre su función e incidencia en la competitividad de una empresa. Para aprender sobre este tema, conversarmos en MasterMinds con Elisa Turullols, experta en Gobierno Corporativo y Compliance.

Elisa es asesora y colaboradora a nivel de equipo directivo y consejo de administración, con más de 20 años de experiencia en estrategia financiera y cambio organizacional de ámbito internacional. Además es miembro activo del equipo coordinador del Comité Técnico de Buen Gobierno Corporativo de World Compliance Association (WCA).  Es también autora  del libro Guía de buen gobierno corporativo.

Elisa Turullols
Elisa Turullols, experta en compliance y gobierno corporativo

Fue una edición de MasterMinds con muchísimo aprendizaje. Quisimos destacar estos cuatro aspectos.

1. El compliance officer al descubierto

El compliance no es un área exclusivamente legal. Si bien es cierto que es una gran parte de su esencia, también es indispensable darse cuenta que un oficial de cumplimiento debe comprender cómo funciona la empresa, sus procedimientos y procesos. Uno de los principales retos que se enfrenta es empalmar los valores de la compañía con la legislación propia del sector o país en el que se opera.  

De esta cuenta, hay que sacudir del puesto una visión meramente legalista para que el papel del oficial de cumplimiento no quede reducido. Para esto, debe acompañarse al negocio en su día a día para asegurarse que se sepa y entienda la legislación que les aplica y vigilar que se tomen las medidas para cumplirla.

El compliance es un apoyo y no un freno para la competitividad.

2. La comunicación, una herramienta poderosa

Compliance officer

Aunque aún existe cierto error para comprender del todo el papel del compliance officer, puede lograrse mucho con la comunicación. Debe informarse y formarse sobre todo con el ejemplo consistente entre lo que se dice y lo que se hace. Mucho del trabajo en esta comunicación requiere habilidades de relaciones públicas y marketing.

De igual forma, si el compliance officer es capaz de lograr un equilibrio y estar abajo con el negocio en el día a día y, al mismo tiempo, subir a observar con vista de pájaro la estrategia global de la empresa; esto será un aspecto que sumará efectivamente a la comprensión de su papel.

De esta forma será más sencillo que se le involucre en todas las reuniones de negocio. Un oficial de cumplimiento no debe esperar que lo inviten, debe causar que lo inviten a las reuniones relevantes, porque demostrará cuánto valor aporta para el negocio.

3. Independencia colaborativa, un must

Compliance officer

Uno de los mayores desafíos es lograr una máxima independencia y contar con el apoyo del tone at the top y de la alta dirección. Esto es un reto evidente,  sobre todo si pensamos en que hace algunos años las autoridades empresariales tenían la potestad exclusiva de decidir qué hacer o no… ahora hay una figura que señala e incide el camino.

Si esto se alcanza, el impacto del compliance officer aumentará. En este punto es vital que reporte al Consejo de Administración directamente. Si bien, puede informarse al CEO sobre las acciones y medidas inmediatas, esto no incidirá en la autonomía.

4. Sí, también necesitan asesores externos

El rol del oficial de cumplimiento supone enfrentar situaciones delicadas y conflictivas. Un riesgo latente es estar demasiado enfocado en un problema y esto impide no verlo de forma global. En este aspecto juegan un papel esencial los asesores externos, quienes pueden refrescar la visión sobre un desafío, considerar con objetividad un problema y aportar perspectiva y soluciones innovadoras.

Te sugerimos leer:

Ethikos Global es un aliado estratégico que puede aportarte esa visión fresca a cuestiones esenciales de tu compañía. Contáctanos a [email protected] si necesitas:


Si no pudiste unirte a nuestra MasterMinds Talks o quieres volver a verla, ¡adelante!