2018: El Año de la Ética en Acción

Los guatemaltecos hemos vivido cambios importantes en nuestra forma de pensar, ver y entender la corrupción. Sin embargo, todavía hay muchas dudas sobre cuáles deberían ser los pasos a seguir, tanto a lo interno de las empresas, como en la forma de conducirnos éticamente a nivel personal. Por ello, me gustaría compartir 4 ideas a trabajar este nuevo año sobre lo que nos toca hacer para que las cosas cambien:

 

  1. Coherencia: Nuestras acciones deben ser un reflejo de lo que pensamos y lo que decimos. Por ejemplo, si decimos que estamos hartos de la corrupción, pero compramos facturas para pagar menos impuestos, no estamos colaborando con el país y la sociedad en la que vivimos. Acciones tan simples como pagar nuestros impuestos, solicitar factura a nuestros proveedores, declarar los ingresos que corresponden, evitar el conflicto de intereses en nuestras acciones, etc., son algunos puntos sobre los que se pueden trabajar. También recuerde que sus acciones como líder serán imitadas por sus colaboradores.

 

  1. Reglas Claras: Tener un set de reglas claras sobre el comportamiento que se espera de los miembros del equipo es fundamental. No podemos esperar que nuestros colaboradores sepan, sin lugar a dudas, lo que se espera de ellos en términos de comportamientos éticos. Por ello, incluir dentro de los planes 2018 la creación de un Código de Ética y Conducta, es una buena idea. Recuerde que lo importante es que sea práctico y que las personas puedan practicar los valores que se enuncian en él. Un código teórico o que se haya descargado del internet, no es muy útil en realidad.

 

  1. Capacitación en Valores: Según un estudio realizado por Transparencia Internacional, menos del 19% de las mayores empresas en economías emergentes han sido capaces de comunicar efectivamente sus políticas y mecanismos anti corrupción a sus colaboradores. Por consiguiente, todo esfuerzo que se lleve a cabo con el objeto de fortalecer una cultura de valores dentro de su empresa, será altamente apreciado por su gente.

 

  1. Canales de Comunicación Abiertos: Tener una política de puertas abiertas o un buzón de sugerencias, no es suficiente para que sus colaboradores se atrevan a reportar malas conductas. Piense que el principal factor para que las personas no reporten faltas a la ética es el temor a la represalia. Asegure canales de comunicación y mecanismos de denuncia que faciliten reportar estas situaciones.

 

Por: Pablo Cordón B.

Socio Fundador de Ethikos Global

www.ethikosglobal.com

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *